viernes, 6 de julio de 2012

Yo era el Poseidón del mundo Pokémon.


Epa epa epa... Antes que nada, reproduce ésto:



Siempre he odiado el agua, siempre he odiado ir a la playa, siempre he odiado ir en barco, siempre he odiado bañarme hasta en una mísera piscina, siempre he odiado ducharme (por eso huelo tan bien), hasta siempre he odiado beber agua, lo único que bebo es Coca Cola, Fanta, Nestea, y todo refresco que se me cruce por el camino.

Pero el destino es una zorra que ama la ironía como si fuera la polla de un negro, y por algún puto motivo que aún desconozco, he sido desde el primer primerísimo puto juego, un puto fanático de los putos pokémon de agua.

Siempre me elegía a los iniciales de agua y nunca, NUNCA capturaba ningún pokémon hasta pillar una caña buena y pillarme un Poliwag, un Carvanha o lo que me tocara. ¡Hasta le he comprado un puto Magikarp al puto tío que estaba antes del puto Monte Moon!... ¡Y nunca me he arrepentido! (Es más, teniendo en cuenta que se convierte en Gyarados en casi nada, me pareció una puta ganga y todo).

De hecho, casi nunca volaba, nunca le he enseñado a ningún pokémon volador la MO Vuelo, en primer lugar porque nunca quise capturar un puto pokémon volador, yo siempre usaba Surf para ir a donde tenía que ir... Sí, tardaba un puto huevo en llegar, pero siempre me sentía como el rey del puto océano (hasta que mi equipo se quedaba sin puntos de poder y tenía que ir al centro Pokémon cruzando la mitad de ese mismo océano).

Tanto me gustaban los pokémon de agua que llegué a ser la maldita versión masculina de Misty...


No, incorrecto ¡Misty me la chupaba mientras pescaba con mi súper caña! ¡Su Staryu y su Starmie se escondían acojonados mientras Misty lamía mis pelotas porque sabía que nunca sería tan buena entrenadora de pokémon acuáticos como yo!

Todo empezó, obviamente, cuando salieron las ediciones Roja y Azul, todos mis amigos estaban alucinados con Charizard, que si Charizard esto, que si Charizard lo otro, hasta que dije "¡A la mierda el rojo y a la mierda Charizard, me quedo con el azul, que es mi color favorito!", y fue ahí cuando ví en la carátula a Blastoise, el Pokémon más BADASS que siempre recordaría por siempre jamás. Era una puta tortuga gigante bípeda con cara desafiante y con unos putos cañones en los hombros, ¿que Charizard era invencible con el ataque lanzallamas? ¡Que le den a Charizard! ¡Apenas me duraba nada con el puto Rayo Burbuja, ni siquiera tenía que usar el puto Hidrobomba para librarme de él! ¡De hecho yo no jugaba con mis amigos luchando en un puto combate pokémon, simplemente sacaba a mi Blastoise de la puta pokéball para que se diera un puto festín de Charizards! Macho, hasta su grito era BADASS, era como un rugido que podría salir desde el fondo del mar, debajo del pobre puto barco que va a hundir junto a tí.

Y no estaría bromeando si te dijera que antes de ir al tercer gimnasio ya no tenía ni un Squirtle ni tampoco un Wartortle, así que probablemente era el único usuario de un inicial de agua que no temía al Teniente Surge (sólo a sus putas papeleras secretas, joder, me llevó semanas averiguar cómo funcionaba esa mierrrrrrda), para mí, un equipo de agua jamás sería un equipo de agua si no tenía a Blastoise, de hecho hasta lo pasé a mi edición Cristal, y luego otra vez a mi edición Esmeralda cuando pillé el Verde Hoja, (buen remake que aun así me cabreó muchísimo ya que salió éste color en lugar del Azul Chapuzón o lo que hubiera sido).

Blastoise fue sin duda el que encendió mi pasión por los pokémon de agua, pero lo cierto es que muchos de mis pokémon favoritos eran casualmente del tipo agua; Kingler, Cloyster, Slowbro, Tentacruel, Lapras, Kabutops, Gyarados de nuevo, el jodidoputoamo Poliwrath. Había muchísima variedad de pokémon de agua, y como todo el mundo estaba coleccionando pokémon de fuego yo dije "Pues hala, a refrescarlos un poco con mis bestias marinas".

Otra cosa genial de los pokémon de agua es que eran también del tipo hielo sin serlo, podían aprender a hacer rayos congeladores y tormentas de granizo sin ninguna dificultad, por lo que sí, mi Blastoise nunca tuvo que preocuparse del Venusaur de mi rival. Oh, y gracias a éso Lance también me la chupaba tras enterarse de que sus pokémon dragon no tenían ninguna posibilidad contra mí.


Cuando llegó la segunda generación, no estube nada decepcionado, ya que mi equipo lograría ser mucho más temible de lo que ya era, en primer lugar, Feraligatr, el único pokémon que ha logrado ser igual de BADASS que Blastoise, un caimán carnívoro devorador de pokémon más pequeños y estúpidos, cuando es un Totodile es jodidamente adorable, pero nada más evolucionar a Croconaw ya empezaba a imponer, y cuando evolucionó a Feraligatr, la primera vez que lo ví dije mientras me cagaba en los pantalones: ¡¡¡JODER, ESTE POKÉMON ES LA PUTA POLLA!!! y por supuesto, siempre se merendaba a los Typhlosions de mis amigos. 


En segundo lugar, Quagsire, tendrá una cara de idiota, pero acabaría con la esperanza de aquellos que estubieran reuniendo un equipo de pokémon eléctricos para mí. ¿Cómo, intentas aprovecharte de mi Danza Lluvia para soltarme un Trueno, hijo puta? ¡ZAS! Cambiaba a mi Quagsire y no veas la cara de gilipollas arruinado que se le puso mientras mi Quagsire estaba ileso y le rompía el culo con un Terremoto. 


Y en tercer lugar, Octillery. Sí, es un pokémon jodidamente raro, ya que antes de evolucionar era un pez y carecía completamente de sentido alguno, pero adivina qué... Puede aprender el puto lanzallamas (aunque sí, Gyarados podía aprender Llamarada, pero aquí es cuando su ataque especial ya no es tan especial), y de nuevo mencionando por enésima vez a Gyarados, estaba el Gyarados rojo, FUCKING SWEET.

Hasta en la edición Cristal elegía la chica por el simple hecho de tener el pelo azul, para así rematar mi combo de los siete mares (sí, a partir de ahí y hasta el día de hoy siempre me he elegido a la chica en todos los juegos de Pokémon, llamadme "maricón" si queréis, pero a mí nada me pone más que una chica dominando a unas fieras sangrientas que acatan sus órdenes, así que cerrad el pico y dejadme masturbarme con mi fantasía).

Luego en la tercera generación han habido pokémon de agua muy interesantes, el único problema era Mudkip y su cadena evolutiva.

Cuando éste evolucionó a Mashtromp y luego llegó a su última etapa, tenía la gran esperanza de que se transformara en el nuevo Leviatán que haría de sucesor de Feraligatr y Blastoise, pero en su lugar tuve a ese puto feto abordado que era Swampert... Sí, tenía la buena combinación de agua y tierra, pero... No, simplemente no me gustó nada y punto.

Pero al mismo tiempo habían otros pokémon de agua que me interesaban bastante, como Ludicolo, Wailord, Whishcash, Crawdaunt, Walrein, y por supuesto, Sharpedo, el pokémon tiburón.

Joer, hasta por fín tenía a un legendario de agua, Kyogre, quizás fue uno de los poquísimos pokémon legendarios que llegaría a usar gustosamente.

A mí nunca me interesó hacerme con todos los pokémon... Que no fueran del tipo agua, yo nunca capturé un Snorlax, yo simplemente lo apartaba de mi camino para llegar a Ciudad Fucsia y pillar la MO que me permitiría ir por el agua y pillarme a todo lo que tuviera aletas y tentáculos, prácticamente adoraba a todos los pokémon marinos...

O bueno, a casi todos, ya que había alguno que otro que me hacía levantar la ceja, por ejemplo, Horsea ni Seadra nunca me fascinaron demasiado (no hasta que llegara Kingdra con el puto tipo dragón para aguantar con dos huevos todo lo que le echen), Seel y Dewgong tampoco es que fueran mis favoritos, siempre consideré a Spheal y a su cadena evolutiva como una versión corregida y mucho mejor echa de los anteriores, y Politoed me pareció un puto insulto al jodidoputoamo Poliwrath, ¿me estás diciendo que puedo evitar que mi Poliwhirl evolucione en su versión BADASS para transformarlo en una rana gay? ¡A LA MIERDA!

Otros que no me gustaron fueron Marill, que para mí no era más que un Pikachu azul, Milotic, un pokémon muy sobrevalorado por muchos entrenadores al que siempre ODIÉ, y... Ufff, Mudkip... Menuda cagada ha sido éste...


Pero aun con estos últimos, seguía habíendo una grandísima variedad de pokémon acuáticos a elegir y con ésta tercera generación pude ver que dicha variedad se hacía más grande, y estaba impaciente por llegar a la cuarta generación por ver cuántos pokémon de tipo agua llegarían para hacer aun más grande dicha variedad... Y fue ahí cuando empezó la decepción.


En las últimas generaciones se le ha restado importancia a los pokémon marinos de una forma considerable, sólo ponían unos poquitos y ésos poquitos no eran muy inspirativos (exceptuando buenas excepciones como Empoleon y Jellicent)


Tras experimentar dicha decepción empecé a experimentar con otros tipos y a ser más abierto con las demás especies, pillaba pokémon psíquicos, fantasma, siniestros, dragón, de hielo puro, de tipo bicho y demás. 


Pero aún guardo mis esperanzas, aún tengo la esperanza de que la secuela del Pokémon Blanco y Negro jueguen mucho más con la variedad de Pokémon, sin poner restricciones de cantidad como hicieron los juegos de la tercera y cuarta generación, tener como 15 pokémon completamente aleatorios en un área. Solo así tendré la posibilidad de formar un equipo de agua y volver a ser el poseidón del mundo Pokémon.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

http://forum.divsite.net/viewthread.php?tid=6516

Ahi puedes encontrar la version masculina de misty xDDD



http://molamucho.com/img/juegos/juliusColor.jpg

Skullvic dijo...

Ah feraligart, las roturas de cabeza para crear al politoed... mi walrein al 100 subido como la puta espuma sin darme cuenta, sí, mi obsesión comenzó con los pokemon de agua primarios. Pero tu extremo llega a ser enfermizo, blue xD de nuevo, mola XDD

Otro tipo que me encanta es el bicho, ¿como coño se les ocurrió crear a Shedinja? ¿y en la última generación esos bichos que se intercambian y es como si se fusionaran? xDDD chisuscraist, ou yeah

TheMandril2323 dijo...

Haz una entrada de Pokemon de Acero ya que es el mejor tipo del Universo

Resker dijo...

Pues en parte te tengo que dar la razón con el tipo agua, el 80% de mis partidas al Azul y Plata empezaba con ese inicial.

Con Squirtle el 1er gimnasio, el monte Moon y el 2º gimnasio eran pan comido. Podías cargarte un Onix a burbuja y Starmie estaba en total desventaja.

Y que decir de Feraligatr, no sólo podías conseguirlo a un pronto nivel 30 sino que con Mordisco, Morti duraba un suspiro.

Pero sin duda mi favorito es Lapras, tenía una gran versatilidad. Rayo hielo, Trueno, Psíquico y Surf; ¿con qué te enfrentas a eso?

JFDP13 dijo...

http://i.imgur.com/xIdhg.jpg

Related Posts with Thumbnails