domingo, 17 de julio de 2011

Review de Mao Dante.

Cuando se habla de Go Nagai, inmediatamente hablamos del hombre que llevó el género mecha a un nivel aun más alto, creando el género de los súper robots y permitiendo que esos titanes mecánicos molen tanto.

Pero lo que mucha gente olvida de Nagai, es que antes de ser el hombre que dibujaba mechas, era el hombre que dibujaba demonios (bueno, vale, también dibujaba tetas, pero ya hablaremos de eso más tarde), así que damas y caballeros, permítanme abrirles las puertas del Infierno y guiarles por los túneles de huesos rotos para presentaros a uno de los primerísimos personajes de Nagai, Mao Dante.


Oh yeah, good stuff.


Nuestra historia empieza con Ryo Utsugi, un chaval que tiene ciertas pesadillas, aparecer en calzoncillos en el instituto, fallar la canasta final del partido...


Demonios descuartizando trogloditas violentamente...


Ya sabéis lo que suele soñar uno.

Luego Ryo va con unos colegas de alpinismo, cuando de repente un demonio lo llama, enloquece, se tira de un precipicio y aparece de repente en el Himalaya, en donde conoce a un demonio enterrado en hielo llamado Mao Dante.

Dante le dice a Ryo "Eh, tío, ¿me puedes echar una mano? Estar encerrado en hielo es algo incómodo", y Ryo como es muy enrollado, destruye las máquinas que contenían el hielo y saca a Dante, y éste dice "Muchas gracias tío, ¿te importa si te como?".


Pobre Dante, 2.000 años durmiendo
y sin poder tomarse el aperitivo de medianoche.


Después la historia nos lleva a una secta satánica que secuestra a una chica (muy guapa por cierto) y deciden usarla como sacrificio para invocar a, ¿quién más? Mao Dante. Pero una secta cristiana decide arruinarles la fiesta y freir a los satanistas a balazos, pero ups, demasiado tarde, Dante ya está yéndose de cachondeo.

Ahora resulta que Ryo tenía algo que le sentó mal a Dante e hizo que se apoderara de su mente y se convierte en el mismo Dante, Ryo, o mejor dicho, el nuevo Dante, empieza a sentirse un poco triste porque echa de menos su cuerpo humano mientras destruye la ciudad accidentalmente, esto cabrea al ejército y entra en acción, a lo que Dante dice "Bah, si ser demonio no es tan malo, hasta mola y todo, voy a destrozar más cosas a ver qué tal".


¡Que hijos de puta!
¡En el catálogo venía con una carita completamente diferente a esa!
¡¡¡NOS HAN TIMADO!!!


Afortunadamente este cómic fue hecho en una época en la que el ejército no era representado por un asqueroso y simiesco Josh Duhamel y se limitaba a ser carne de cañón, por lo que Dante les patea el culo sin problemas.

Después de recibir una lluvia de napalm Dante empieza a aburrirse, pero sorpresa sorpresa, aparece un nuevo demonio llamado Zenon con una pandilla de 100 demonios, y lo curioso es que dice que se ha aliado a Dios y pretende matar a Dante, por lo que este demonio es... ¿Bueno?

Pues bien, es aquí cuando el cómic se vuelve jodidamente bueno, Dante masacra a los demonios brutalmente, parte en dos a Zenon y vuelve a su tamaño normal para luego cazar más demonios.


¿Tocarle los cojones a Dante?
Mala idea.


Dante es jodidamente BADASS, puede disparar relámpagos que lo fulminan todo, rayos láser y una increíble fuerza bruta, con tan solo observar su cara ya puedes ver lo intimidante que es,y cuando vuelve a su forma humana aún puede sacar ciertos trucos de la manga como unas alas cortantes y demás, nunca he podido olvidar la cara endemoniada de Ryo hundida en el entrecejo de Dante, eso es lo más destacable de él y lo que más me asusta de él.

Otra cosa por la que este cómic es tan genial es por su giro argumental, en donde resulta que Dios es un villano, y no un villano sephirothiano que ataca con discursos, sino un hijo de la gran puta con un gran apetito de conquista.


¿Gangbang a una medusa?
También una mala idea...
A menos que quieras estar empalmado permanentemente...


Es típico de mí quejarme cuando un manga es jodidamente largo, pero lo único malo de Mao Dante es que es muy, muy corto, solo tres tomos y ya está. Así que más que contar una historia, Mao Dante se preocupa más por crear el ambiente y dejarlo todo a nuestra imaginación.

En general Mao Dante es como un orgasmo, muy corto, pero jodidamente placentero, así que no lo dudéis, leedlo y temedlo.


Yo estudié en un colegio católico,
así que os podéis imaginar cuánto tiempo llevaba deseando ver algo como esto.


Actualmente el cómic tiene dos remakes y un anime de 13 episodios, pero recomiendo evitar éste último porque es una diabólica e infernal puta mierda, la cual ya pondré a parir un día de estos.

Si sois fans de Nagai quizás encontréis algo sospechoso en Mao Dante: demonios el Himalaya, un chico que puede convertirse en uno de ellos y momentáneamente decide combatirlos para luego formar su propio ejército de demonios... Eso es, Mao Dante es el prototipo de Devilman, así que estad atentos, porque éste es el siguiente.

2 comentarios:

Yamete! News dijo...

¿Cómo es posible que nadie haya comentado esta MAGISTRAL entrada?
No seré menos, Mao Dante es uno de los tantos manga de Go Nagai que emocionan, pese a que mi corazón esta poseído por Violence Jack XD!!!

Lamento no haber estado en tiempo y forma para comentar aquí, sigue enseñándonos lo bueno y lo malo que se mueve por esta tierra sulfúrica!

PD: el anime de MD sucks >.<!

L6944 dijo...

Fue un buen manga Gō Nagai es un maestro dibujando sobre todo criaturas y edificios aunque tienes razón el manga es muy corto y es lo único malo que tiene, me hubiera gustado ver que sucedía al final... bueno quizá lea «Devilman» pero no estoy seguro

Related Posts with Thumbnails