martes, 14 de diciembre de 2010

FATAL FRAMERATÓN #2: El primer juego.

Cuando uno piensa en la palabra Survival Horror, inevitablemente piensa en monstruos grotescos, seres despellejados chorreando sangre o zombies putrefactos hambrientos, sin embargo, los muchachos de Tecmo decidieron probar con algo más simple: Fantasmas.

Esta humilde y sencilla idea sería el principal atractivo de una de las apuestas más sólidas que haya podido salir en el género, y fue así cómo fue concebido el primer juego de Fatal Frame.

Fatal Frame (PS2/Xbox)



Fatal Frame siempre ha sido una de mis sagas pendientes por probar, cada vez que veía un análisis de uno de los juegos siempre me decía "Tengo que jugar a uno de estos", así durante muchos años, pero tras por fin jugar al primer juego de la saga no me he arrepentido en absoluto y pude ver su gran potencial, ya que por una vez en mucho tiempo, mi concepto de terrorífico dejaría de tener un significado artístico y empezaría a estar asustado de verdad.

Antes que nada tengo que decir que Fatal Frame no es tan gráficamente explícito como gran parte de los juegos de este género, es decir, si lo que quieres es ver galones de sangre y explosiones de carne y huesos, pues este no es tu juego. Fatal Frame apenas se preocupa de tratar de ser repugnante para centrarse mucho más en lo que importa: EL TERROR.



Aquí no hay ni pistolas, ni tuberías, ni escopetas, ni ninguna otra arma más por el estilo, aquí la única arma que tienes es una cámara, una simple cámara que te permite exorcizar espíritus.

En general, Fatal Frame, al igual que un gran número Survival Horror, se ha inspirado Silent Hill y en Resident Evil en muchas cosas como los puzzles, la exploración y muchas cosas más, por lo que de buenas a primeras no es algo muy diferente a lo que ya hemos jugado en este género, sin embargo no deberíais dejaros engañar con esta primera vista, ya que cuando uno la mira mejor, Fatal Frame es una saga que tiene mucho con lo que brillar.

Lo primero a destacar son los enfrentamientos con los fantasmas, normalmente estamos acostumbrados a matar a los enemigos en tercera persona, con el personaje ahí haciendo todo el trabajo ¿Pero cómo te quedarías si el enemigo estuviera literalmente delante de tus narices?

Fatal Frame destacó por sacarle potencial a la primera persona en este género, así metiéndonos más en el personaje para facilitar mucho más los sustos, a la hora de usar la cámara cambiamos de tercera persona a primera, para así apuntar al fantasma y fotografiarlo, pero no es suficiente con hacerle una fotito al fantasma y ya está, le harás un determinado daño al fantasma dependiendo del tiempo de carga, de la distancia y del tipo de carrete que tengas, pero si quieres dañarlo seriamente no te queda más remedio que esperar a que acerque completamente su horrible careto y fotografiarlo justito antes de que te ataque.

Lógicamente la cámara no se usará exclusivamente con los fantasmas, sino también con lo que vendría a ser el resto del juego, ya sean para los puzzles o para explorar en general.

La historia tiene el típico desarrollo genérico, pero resulta lo suficientemente interesante como para seguirla, esta trata de que Miku Hinasaki debe encontrar a su hermano desaparecido en la Mansión Himuro, lugar donde se realizaban sangrientos rituales, como ya he dicho, lo típico de siempre.

Pero como todo buen Survival Horror, el viaje se torna cada vez más oscuro a medida que avanzas, como si poco a poco fueras descendiendo más a las puertas del Infierno.
El juego también tiene múltiples finales, así concluyendo la historia de diversas maneras.

La banda sonora es genialmente acertada, pero al contrario que muchos Survival Horror que optan por sinfonías tenebrosas, Fatal Frame utiliza ruidos para crear el ambiente, haciendo que la mansión estuviera rugiendo todo el rato.

Es ahí donde entra lo mejor de todo, los escenarios, en ninguna ocasión podrás recorrerlos con tranquilidad, ya que se muestran tensos y amenazadores, siempre vas a estar pendiente de que salga algo para atacarte.

Por ejemplo, hay una sala medio inundada con tablas que se usan como puentecillos para cruzar, y siempre que paso allí estoy atento por si algo sale del agua (Que por supuesto salió)

Los escenarios también influyen en los combates, ya que mientras te tienes que adaptar a ellos mientras los fantasmas atraviesan las paredes con toda libertad.



En cuanto a los fantasmas en sí, por un lado tenemos a los fantasmas genéricos, que normalmente suelen ser cadáveres transparentes y demás cosas del estilo, pero por otro lado también tenemos fantasmas muy memorables, como por ejemplo el Brazos Largos, que bueno, pues eso, tiene los brazos largos, pero cuando menos te lo esperas ya lo tienes demasiado cerca, también tenemos a una niña que se arrastra por el suelo, así siendo mucho más difícil localizarla y evitar que te quite un buen pedazo de vida, y eso sin contar con que de vez en cuando te suele paralizar, dejando a tu personaje completamente indefenso (Ya os avisé de que los niños son los PEORES).


Mira a esa pequeña putita enana,
esperando impacientemente a joderte vivo.


Una de las fantasmas más pesadas del juego es la mujer ciega, siempre que pueda se desvanecerá delante tuya para atacarte por la espalda a traición, hay gente que dice que es fácil aprovecharse de su ceguera, por ende he probado a no moverme, así sin hacer ningún ruido, pero nunca me ha funcionado, y lo único que he hecho es quedar como un idiota mientras que la mujer ciega me atacaba en plan "Oh ¿Te rindes? Pues vale, menos trabajo pa´ mí".

Y por supuesto, tenemos a una principal fantasma villana, en este caso Kirie Himuro, que en ciertas ocasiones aparecerá como una inocente niñita, pero también aparecerá como una siniestra joven llena de brazos y rostros agonizantes a su espalda, como todo buen villano del género, es terrorífica y BADASS, tampoco es históricamente memorable, pero hace bien su trabajo.



En conclusión, si ya eres un veterano del género, quizás no te sea una experiencia del toda nueva, pero sigue siendo un gran juego que muestra un gran avance en lo que a terror se refiere, por lo que merece muchísimo la pena, si lo que buscas es terror puro, entonces no lo dudes, juégalo, Fatal Frame es uno de los mejores Survival Horror a los que he jugado.

Eso sí, si no estás metido en este mundo, TE VAS A CAGAR EN LOS PANTALONES CON ESTE JUEGO.

3 comentarios:

Yamete! News dijo...

Reconozco que el pensar en un juego de terror sin disponer de un arma cortante que genere sangre me asusta.

Por lo visto la clave de este juego es el sentirse indefenso todo el tiempo!
Me recordó a las primeras pantallas del Alone in the Dark cuando no disponías de armas para protegerte.

Y si... soy un poco miedoso y no se si mi frágil corazón tiene la suficiente fuerza como para soportar las tensiones. Suerte tengo de no disponer de una PS2 ni una XBOX para jugarlo de momento...

Gran post ^^

Mr. Angelu dijo...

Es una lastima que ya no se hagan juegos de terror como éste...
Los de hoy en dia son una mariconada, Silent Hill por ejemplo, no es mal juego, pero podria ser mucho más acojonante ¿medidor de tensión para ajustar tus miedos al juego? Los cojones, sigue siendo igual que siempre.
Y no hablemos de los Resident Evil...

rockerosonyer dijo...

Esto si que era un juego de terror como dios manda, y no las mariconadas de hoy día como Resident Evil 5 (también conocido como Resident Evil 4,5) o Silent Hill Homecoming. Parece que ahora para hacer un juego de terror basta con poner a una panda personajes genéricos carentes de carisma, y un completísimo arsenal de última generación para que sea lo más fácil posible, eso sí, poniendo un poquito de oscuridad "pa" que no se note mucho que es un juego mata mata del montón. Los únicos juegos de TERROR de esta generación son Siren Blood Curse, y Dead Space.

Related Posts with Thumbnails