viernes, 12 de noviembre de 2010

Especial (superatrasado) de Halloween: Homenaje al primer Silent Hil.

Silent Hill, conocido por ser uno de los Survivor Horror más conocidos así como el eterno rival de Resident Evil (eso hasta que esta última la cagara con el 4, en ese momento la saga de Konami se la comió con patatas y guarnición), lo hayan jugado o no, todos saben que es una saga hecha para dar miedo.

Casi todos los títulos tienen sus motivos para ser los favoritos de determinadas personas, la gran mayoría se queda con el archiconocido Silent Hill 2, otros se dejan llevar por el encanto del Silent Hill 4 a pesar de ser el más raro del cuarteto, y otros, entre los que me incluyo yo mismo, nos quedamos con la historia y el ambiente fresco y nostálgico del Silent Hill 3.

Sin embargo, le duela a quien le duela, si me preguntaran cuál es el mejor Silent Hill, yo diría sin duda alguna que el mejor es el primer juego de la saga, y éste juego será del que hablaremos hoy, damas y caballeros, apaguen las luces, cierren sus puertas, y enciendan su PSX, porque están a punto de entrar en el siniestro mundo de Silent Hill.



En su momento el juego fue parcialmente mal visto como un clon barato del Resident Evil, sin embargo, Silent Hill destacó en algo que sabía hacer mucho mejor que Resident Evil: producir TERROR. Silent Hill fue el Survivor Horror por excelencia, todo lo que sabes de survivor horrors hoy en día fue definido por Silent Hill.

En Resident Evil, a pesar de estar bastante jodido, tenías ciertas posibilidades de sobrevivir gracias a tu armamento, ya que era un juego que balanceaba muy bien la acción y el terror, sin embargo Silent Hill es una historia bastante diferente, por ejemplo en Resident Evil cuando matabas a un enemigo éste se quedaba bien muerto y la habitación estaba bien asegurada para tu regreso, en Silent Hill los monstruos NUNCA dejan de salir, aquí los enemigos no están programados para ser obstáculos que puedes superar con esfuerzo, están programados para joderte bien.

Esta vez no controlas a un policía que deba enfrentarse a algo sobrenatural, esta vez controlas a un hombre corriente que para encontrar a su hija debe adentrarse en una completa pesadilla, y por supuesto no solo los enemigos se muestran hostiles, también el mismo ambiente se volvía en tu contra.

Lo destacable de Silent Hill es que siempre logra acabar siendo más oscuro y hostil de lo que ya es, en principio ya te muestras frustado cuando apenas lograr huir de los perros y los pájaros sin piel en la espesa niebla, sin embargo echarás de menos ésto último cuando estés encerrado en la oscura y ensangrentada escuela, y ten en cuenta que estos dos escenarios no son más que la mera introducción del juego.



La trama está muy bien elaborada, luce su gran complejidad con la gran cantidad de información que encontramos en nuestra exploración, las cutscenes duran justo lo que necesitan durar, sin necesidad de convertirse en una película aburrida, son cortos y directos, y la historia logra volverse aun más macabra de lo que es tras averiguar el origen de los monstruos y las demás cosas.

El manejo de los ítems es similar a Resident Evil, pero dándole muchísima menos importancia a la acción y centrándose más en la supervivencia y en la exploración, entre los items destacan la linterna y la radio, la primera lógicamente te permite ver en la oscuridad y la segunda emite zumbidos cuando un enemigo cerca, si careces de uno de estos objetos, automáticamente ESTÁS JODIDO, ya que aunque tengas la mejor arma del juego, seguirás sin poder librarte de los enemigos.

Las batallas con los jefes no solo son épicas y desafiantes, sino también muy intimidantes.


Blue Striker combatiendo contra su papiliofobia.


Pero lo mejor del juego es la banda sonora, de hecho, éste juego tiene una de las mejores bandas sonoras del mundo de los videjuegos, no solo está formada por canciones que se adaptan a las cirscunstancias, la banda sonora también consisten en ruidos violentos que llegan a asustar, los siniestros ruidos te producen toda clase de escalofríos mientras recorres los oscuros pasillos.

Si tuviera la oportunidad, pondría la banda sonora de Silent Hill en lo alto de un top 10, junto a los emblemáticos temas del Super Mario junto a las bellas sintonías de Touhou.







Silent Hill quizás no fue ni de coña el primer juego de terror, con títulos del mismo género ya creados anteriormente como Resident Evil y Clock Tower, sin embargo sí fue el primer juego en dedicarse al 100% al factor del terror, los enemigos, el ambiente, la música, la historia, todas estas características fueron diseñadas exclusivamente para dar miedo, y este es el motivo por el que el primer Silent Hill de la saga es un juego tan bueno, por dar miedo.

En cuanto a las secuelas, el 2, el 3 y el 4 son también excelentes juegos y también son muy escalofriantes e inquietantes experiencias, sin embargo, no llegan al grado de perfección que tiene el primero y no llegan a ser tan impactantes, pero siguen siendo muy recomendables y gratificantes títulos.

A partir de esta nueva generación, la franquicia ha empezado a decaer bastante con los siguentes juegos:

Silent Hill Origins es un buen juego, pero tiene dos problemas, el primero es que en lugar de crear un ambiente nuevo como es de costumbre, tira bastante del 1 y del 2, el segundo problema se resume en una palabra: PSP, limitaciones a reventar (además, yo no soy mucho de portátiles).

Silent Hill Shattered Memories tenía la excelente idea de suprimir por completo la acción para dar un paso más adelante y proporcionar una experiencia completamente terrorífica, pero lamentablemente el juego no llegó tan lejos como se proponía.

Silent Hill Homecomming es simplemente UNA PUTA MIERDA, no es un juego de terror, es un puto Beat'em Up, y para colmo su historia se apoya en la mierdícula basada en el juego.

Actualmente, como con casi todas las sagas de videojuegos, Silent Hill vendría a ser una saga ya muerta, igual el nuevo juego que están desarrollando ahora supone una última oportunidad para resucitar la franquicia, pero yo, personalmente, ya no doy una mierda por ellos, por mí que hagan como Resident Evil y la transformen en otro matamonstruos barato con protagonistas con esteroides, ya no van a contar conmigo para seguir la saga, es hora de abandonar el ya exprimido pueblo de Silent Hill para explorar otras franquicias nuevas que sean capaces de llevarnos a nuevos lugares tenebrosos.


Tras continuas decepciones, Blue Striker finalmente abandonó el ya
monótono pueblo de Silent Hill para adentrarse en nuevas experiencias.


Aun así, para mí, el primer Silent Hill de todos seguirá siendo el Survival Horror número 1 y el videojuego más siniestro que se haya podido crear.

4 comentarios:

Lobo dijo...

Una lectura bastante interesante, debo decir. Siempre me encanta leer historias de caídas al abismo de sagas, sea de lo que sea, y leer perlas como "¡Tengo Moths Punchs para todas!" mientras tanto es mortal.

Como detalle, mientras lo leía apareció una polilla y le metí un puñetazo. Se escabulló y sólo la dejé atontada, pero mis nudillos se dieron contra el escritorio de madera.

Blue Striker dijo...

Mucho cuidado, Lobo, dominar por completo el Moth Punch requiere mucho, muchísimo esfuerzo, vas progresando, pero ten en cuenta que el Moth Punch es una técnica que no puede aprender cualquiera.

De resto muchas gracias por tus palabras.

Anónimo dijo...

¿Y el Moth Crossbow Execution?

Nah, esa es mi tecnica especial

Yamete! News dijo...

Blue Striker combatiendo contra su papiliofobia es un EPIC WIN OF ALL TIMES!

Related Posts with Thumbnails